La historia de Alumni ULL contada por su secretario, Alberto Brito Delgado

¿Cuáles son los antecedentes de Alumni ULL?

La Universidad de La Laguna nace, en la etapa moderna, en 1927. Su creación se publica en septiembre, en el mismo decreto que se divide a Canarias en dos provincias. El primer Rector, José Escobedo, en la inauguración del curso 1928-29, lanza la idea de crear la Liga de Amigos de la Universidad de La Laguna. Hasta aquel momento, casi no había graduados, ya que antes lo único que había era una sesión delegada de la Universidad de Sevilla en la que se impartía fundamentalmente Derecho. La Liga se crea con la idea de colaborar con la nueva Universidad en la captación de fondos para dotarla, ante la acuciante escasez de medios, fundamentalmente en la creación de una moderna biblioteca y dotar los laboratorios de la recién creada Facultad de Ciencias.  Sin embargo, la idea no llegó a cuajar. En 1933-34, en plena Segunda República, otro Rector, Francisco Hernández Borondo lanza la Asociación de Amigos de la Universidad Nueva, que tuvo algo más de vigor, y que iba más enfocada a la extensión universitaria. Se conoció no solo en Tenerife, sino también en otras islas. Sin embargo, esta idea tampoco llegó a cuajar. Estos serían los dos antecedentes a algo similar a lo que es actualmente Alumni ULL.

¿En qué año se creó Alumni ULL y quién lo hizo?

Alumni fue una iniciativa del Rector José Gómez Soliño. A lo mejor por su formación, porque él es catedrático de Filología Inglesa y por su estancia en el mundo anglosajón, vio que en ese mundo existía un vínculo entre la universidad y los antiguos alumnos. Entonces, tomó la decisión de intentar crear la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad de La Laguna. Encargó al Vicerrector de Alumnado José Fernández y a un antiguo Vicerrector de Alumnado y también profesor de Filología Inglesa, José Luis García Pérez, poner en marcha la Asociación.

En enero de 2001, se celebra un acto en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna en donde la mesa presidencial estaba formada por antiguos alumnos, entre los que se encontraba el Presidente del Gobierno de Canarias de ese momento, Román Rodríguez, y otras personalidades. Fue un acto de presentación de la idea de crear la Asociación y allí, 73 personas firmamos los papeles para darnos de alta. Posteriormente, en octubre de ese mismo año, se celebró aquí el V Encuentro de las Asociaciones de Antiguos Alumnos de las Universidades Españolas que nos sirvió para empezar a caminar. A finales de 2001, con las personas que se habían inscrito, se convoca una asamblea y se crea una Comisión Gestora para poner en marcha todos los procedimientos legales de la Asociación. 

¿Con qué objetivo nació la Asociación? ¿En qué se inspiraron?

Nace principalmente con el objetivo de vincular a gente que ha estudiado en la universidad y, no solo eso, sino también a gente que sin haber estudiado tienen un sentido vínculo de amor y de vital importancia a la universidad. Hay que tener en cuenta que, a finales de los años 80 y principios de los 90, hubo un importante pleito universitario por la creación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Se celebraron las dos manifestaciones más importantes de la historia de las Islas, por la cantidad de personas que asistieron. Esto significó que había un sentimiento con respecto al tema universitario, por lo que si existía ese sentimiento, había que intentar vincularlo.

Después surgieron otros objetivos a largo plazo, como la idea que se destaca en el mundo anglosajón sobre la colaboración de tipo mecenazgo hacia la universidad. Sin embargo, aquí no tenemos una cultura ni de asociarnos ni de ser mecenas. Es una pena, porque estamos hablando de una universidad pública y gracias a que es pública, mucha gente de Canarias ha podido estudiar a unos costes económicos muy bajos comparados con los costes reales de los estudios. El sentido que en el mundo anglosajón tienen es el de devolver parte de lo recibido, que se ha conseguido gracias al apoyo de la sociedad. Eso ha sido, principalmente, el ánimo con el que nació Alumni ULL.  

¿Qué le aporta Alumni ULL a la Universidad de La Laguna?

Alumni le aporta a la Universidad la relación con la sociedad. Hace 25 años aproximadamente, empieza a nacer en las universidades las asociaciones de antiguos alumnos o algún programa gestionado por la propia universidad. Nacen por dos razones. Se decide estratégicamente que no hay que perder la relación con los antiguos alumnos porque se empieza a hablar, en esos momentos, por ejemplo, de la formación continua a lo largo de la vida. Entonces, si hay formación continua, ¿a quién se le da? Se le da fundamentalmente a los egresados de la universidad. Después, surgieron otros temas, como la modificación de los planes de estudio de las carreras o que todos los alumnos y alumnas tienen que hacer prácticas y se necesitan empresas donde las hagan. ¿Quiénes pueden ser los que favorezcan las prácticas? Pues las empresas donde hayan antiguos alumnos de la universidad. Mantener ese vínculo es fundamental y necesario para los actuales alumnos y para su organización.

¿Cuántas personas constituyen la junta directiva y cada cuánto tiempo se cambia?

La junta directiva está constituida por nueve personas. Un presidente/a que necesariamente, por los estatutos, tiene que ser una persona ajena a la comunidad universitaria. También están dos vicepresidentes/as, un/a tesorero/a, un/a secretario/a y cuatro vocales. Aunque los estatutos últimos permiten ampliar el número de vocales según las necesidades. En la junta también participa el Rector o Vicerrector en que designe su representación. Este es el vínculo entre nuestra organización y los objetivos del equipo de dirección de la Universidad.

Desde diciembre del año 2018, el mandato de la próxima junta directiva será de cuatro años. Anteriormente era por periodo de tres. También es novedoso, aunque está por constituir, lo que denominamos Consejo Asesor Alumni ULL, un órgano con carácter asesor que facilitará la ejecución estratégica de las líneas de actuación de Alumni ULL. En ese órgano estarán todos los Rectores vivos, la actual Rectora, el Presidente del Consejo Social y una serie de personas que invitará a participar la junta directiva que estén vinculados con el mundo social, económico, cultural, etc.

¿Cómo ha evolucionado el número de socios y socias durante los últimos años?

Cuando tuvimos esa presentación en el Paraninfo en 2001, nos inscribimos 73 personas. A día de hoy, somos más de 2.100 asociados. Ha ido evolucionando positivamente en estos dos últimos años. No ha habido ningún año en el que el crecimiento haya sido negativo, siempre en positivo. Ha habido más altas que bajas.

Tener en Canarias una organización que tenga esa cantidad de asociados, es importante, ya que no existe esa cultura. Nosotros lo consideramos un éxito. Sin embargo, nos suelen decir que al haber tantos egresados de la Universidad de La Laguna, deberíamos de ser más. Ante esto, es darles la razón y seguir trabajando. Asociarse es de forma voluntaria, no es obligatorio. Esperamos mejorar en cuanto a que se nos conozca, no solo que existimos, sino lo que hacemos.

¿Con qué finalidad se convocan sus premios anuales?

El primer Premio fue a los Valores Humanos entre el estudiantado de La Laguna al que le pusimos el nombre del primer presidente, José Luis García Pérez. Decidimos convocarlo porque en la universidad no solo hay personas que vienen a estudiar, sino que también colaboran con otras actividades de forma altruista con ONGs, temas, ecológicos, sociales, etc. Esto es lo que queríamos reconocer con este premio. Después lo hemos ido ampliando, siendo principalmente para alumnos de la universidad, con una dotación económica de cara a que las personas o colectivos que lo obtuviesen lo dedicasen a actividades de índole solidario. Actualmente, vamos por la XVI convocatoria, con una dotación anual de 1.500€. Ha habido años en los que este premio se ha quedado desierto y en vez de ahorrarlo, hemos decidido donarlo a temas sociales como a Cruz Roja.

Luego, decidimos convocar el Premio al Mejor Expediente Académico. Por una parte, valoramos al estudiante por su colaboración social, y en este caso, al estudiante por su esfuerzo y labor fundamental que son los estudios. Llevamos seis convocatorias, dotando a esa persona con 1.000 euros para que continúe con su formación.

También convocamos un premio, que no tiene dotación económica, sino que es honorífico. Lo decidimos denominar Premio Alonso de Nava y Grimón. Alonso fue el Marqués de Nava y, en la segunda mitad del S.XVIII, un potentado en las Islas. Fue un ilustrado y uno de los principales fundadores de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife. Además, promovió los inicios de la universidad actual, que fue la Universidad Literaria de Canarias, creada en 1792. Por todo esto, le pusimos este nombre al Premio. Con él se pretende reconocer a personas que hayan tenido algún vínculo destacado con la Universidad de La Laguna.

Por último, en el 2018 convocamos cinco premios a los mejores Trabajos Fin de Máster en la Universidad. Son cinco por las áreas en las que se dividen las ciencias y dotados cada uno de ellos con 600€.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para análisis de uso para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pinchando en el link. Ver política